Un vino ideal para empezar a recorrer un camino de aromas, sabores y matices que sólo los buenos vinos pueden enseñarte. Un vino joven, para disfrutarlo con alegría. En su carácter descubrirás la mejor forma de disfrutar un vino: reconociéndote en él.